GLOBAL ALLIANCE OF WASTE PICKERS
GLOBAL ALLIANCE OF
WASTE PICKERS
The Global Alliance of Waste Pickers is a networking process supported by WIEGO, among thousands of waste picker organizations with groups in more than 28 countries covering mainly Latin America, Asia and Africa.
Supported by Logo WIEGO

by

Region

January 20, 2012


Check translation:

Mexico – 20 enero 2012

Pablo Téllez ha vivido sus 74 años en Ciudad de México entre la basura, primero junto a sus hermanos y luego con sus hijos, y hoy es parte del ‘ejército’ de 4.5000 ‘pepenadores’ (recicladores) que se resisten al cierre del Bordo Poniente, el más grande vertedero al aire libre del país y uno de los mayores del mundo.

“Nosotros producimos de este propio negocio que creamos, nadie nos ha regalado nada”, enfatiza Téllez en entrevista con AFP, para acotar que “lo más valioso de esta basura, es el trabajo, lo que es recuperar de ahí lo que tiran otros”.

Los ‘pepenadores’ escarban entre lo que otros desechan para vender el material recuperado, principalmente plástico y metales. Es una actividad poco atractiva pero que les ayuda a sostenerse, y a algunos les permite incluso comprar una casa y hasta un auto viejo.

Pero ahora, su labor está en riesgo luego que el gobierno de la capital mexicana ordenara en diciembre el cierre del Bordo Poniente.

Este era el principal y único vertedero de desechos en el distrito federal, donde viven nueve de los 20 millones de habitantes de la hiperpoblada zona metropolitana de Ciudad de México.

Abierto en 1985, se estima que alberga casi 80 millones de toneladas de basura en sus 450 hectáreas de extensión y recibe unas 7.500 toneladas diarias.

Aparte de ser el “depósito de basura más grande del mundo”, según la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México, el Bordo casi constituye en sí otra ciudad, con paredes de residuos que alcanzan hasta 17 metros de altura. Tres grupos de ‘pepenadores’ controlan y operan igual número de plantas que separaran y compactan los residuos reutilizables.

En la planta que dirige Téllez trabajan unas 1.500 personas en tres turnos que la mantienen ajetreada las 24 horas del día. Los ‘pepenadores’, explicó, no tienen salario fijo y se les paga por lo recolectado.

Gloria, que prefirió no dar su apellido, es otra de ellas y contó a la AFP que trabaja hasta 12 horas diarias para recibir 800 pesos semanales (unos 55 dólares).

“Es difícil trabajar aquí, sobre todo porque una es mujer, pero no tengo otra opción porque no he estudiado”, comenta Gloria, de 54 años.

Vestida con ropa absolutamente sucia, en medio de la pestilencia y acosada por abundantes insectos, la delgada mujer escarba la basura sin mayor protección. Le acompañan en la faena tres de sus siete hijos, entre ellos uno de 12 años, casi la misma edad a la que ella se inició como ‘pepenadora’.

Desde que el 19 de diciembre el alcalde Marcelo Ebrard anunció el cierre del Bordo debido a los riesgos para las fuentes de agua y por las emisiones de gases de efecto invernadero que produce, los ‘pepenadores’ se preguntan cual será su destino y el de sus familias.

El gobierno capitalino afirmó que la clausura era total, aunque Téllez confirmó que algunos camiones siguen llegando. “Sigue entrando basura, tienen que traernos, porque no se vale matar de hambre a la gente”.

El anuncio del cierre provocó caos en la recolección de basura en la capital, donde nacieron vertederos clandestinos en parques, separadores de avenidas y hasta ante el monumento al reconocido político y ex presidente Benito Juárez (1806-1872), frente a la cancillería, ya que otras ciudades recharzaron recibir esos desechos.

El sociólogo Héctor Castillo, que ha estudiado el tema de los recicladores, cree que el gobierno improvisó al cerrar este vertedero, sin tener un plan B.

“Ahora será muy difícil encontrar otro lugar”, opinó Castillo, tras recordar que las normas ambientales actuales son más estrictas.

El gobierno espera licitar en febrero la construcción y operación de una planta de basura orgánica para aprovechar el gas metano, pero para la basura inorgánica la opción aún no es precisa. Una propuesta es levantar una planta de compactación de desechos para usarlos como combustible por empresas cementeras.

Así, el destino del megabasurero, como el de los ‘pepenedores’, no está claro. Leer “Recicladores de basura amenazados por cierre de vertedero en México”