ALIANZA GLOBAL DE RECICLADORES
ALIANZA GLOBAL DE
RECICLADORES
La Alianza Global de Recicladores es un proceso de articulación entre organizaciones de recicladores apoyado por WIEGO en más de 28 paises especialmente en Latinoamérica, Asia y África.
Apoyado por Logo WIEGO

por

Región

marzo 01, 2012


Traducido a:
congresso de recicladores en nicaragua

imagen de Redlacre, Chile

La conmemoración del Día Mundial del Reciclador se celebra este 1 de marzo en recuerdo de la masacre ocurrida en Colombia donde fueron asesinados 11 trabajadores. A 20 años de lo ocurrido, los recicladores y recicladoras continúan luchando por el reconocimiento de su oficio.

“No hay Fronteras para los que Luchan”, ésta es la consigna que moviliza a los más de 15 millones de personas que viven del reciclaje en el mundo, es decir, cerca del 1% de la humanidad (según Banco Mundial). Bajo este lema y la organización permanente, conmemoran hoy  Día Mundial del Reciclador/a de base.

Dada la informalidad del trabajo, no se cuenta con cifran exactas  sobre el número de hombres y mujeres que realizan este oficio, sin embargo, existen organizaciones y cooperativas que los agrupan tanto a nivel local como internacional y que permiten dar mayor visibilidad a esta labor. Tras la última Asamblea General de Recicladores de América Latina, realizada este año en Nicaragua, se definió que un reciclador es “un trabajador cuya labor es la de recuperación, recolección, transporte, selección, beneficio, pre transformación y comercialización de materiales reciclables y aprovechables; y viven de ello como fruto de su trabajo sin explotar a nadie”.

Y es justamente, en el marco del Día Mundial, que se promueve con más fuerza  el reconocimiento de su oficio, de la profesión y del derecho a permanecer en ella y contar con políticas públicas para mejorar su trabajo, lo que los impulsa a seguir trabajando por visibilizar su labor.

En nuestro continente se encuentran organizados a través de la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores (Red Lacre), movimiento que agrupa a 18 países. Según el  secretario de Comunicaciones de la Red, Exequiel Estay, actualmente “los desafíos a nivel global se centran en el reconocimiento formal por parte de los estados, organización frente a los proyectos de incineración y falsas soluciones ambientales de los residuos, y hacer frente a las amenazas de expulsión de los botaderos, sitios de trabajo de muchos compañeros”, indicó.

Esta organización es representativa e integradora de los movimientos laborales que agrupan a los recicladores de los países de la región. Sus acciones cubren un abanico de demandas que exige la lucha por preservar sus fuentes laborales, donde buscan el reconocimiento del Estado y las garantías necesarias para trabajar, hasta acciones más puntuales como la vivida en Colombia, donde una megalicitación pretendía traspasar el negocio de los residuos a manos de privados dejando sin empleo a los recicladores/as de base de Bogotá.

Actividades del 1 de Marzo

Entre los evento programados destacan marchas, plantones en embajadas, conferencias de prensa,  realizados por los movimientos nacionales de recicladores presentes en Latinoamérica y el Caribe.

En Bogotá, más de 6 mil recicladores se movilizarán por una  inclusión efectiva de los recicladores colombianos en la gestión de los residuos, el pago por sus servicios prestados a la sociedad, la derogatoria del decreto 456 del 2010 contra las bodegas de reciclaje y una licitación transparente.

A 20 años de la masacre en Colombia

Fue en marzo de 1992 cuando  en el interior del anfiteatro de la Universidad Libre Seccional Barranquilla (Colombia), fueron encontrados los cuerpos de once personas muertas a garrotazos y con un tiro de gracia en la cabeza.  Todas las víctimas eran recicladores de base, quienes fueron asesinados por funcionarios de la casa de estudios.

Los recicladores fueron engañados por personal de la universidad, invitándolos a ingresar a las dependencias de ésta para la entrega de material que pudieran comercializar. Una vez dentro, fueron asesinados a golpes de palos y tiros de balas, para así comercializar sus cuerpos en investigación y tráfico de órganos. La trágica situación fue denunciada por un sobreviviente a la policía, quien tras el ataque fingió estar muerto y luego huyó para dar aviso.

En conmemoración de esta tragedia, y en respuesta a la desprotección y condiciones laborales que deben enfrentar estos trabajadores, además de la hostilidad por parte de varios sectores de la sociedad, que se declara el 1 de marzo como el Día Mundial del Reciclador.

Leer el comunicado original