ALIANZA GLOBAL DE RECICLADORES
ALIANZA GLOBAL DE
RECICLADORES
La Alianza Global de Recicladores es un proceso de articulación entre organizaciones de recicladores apoyado por WIEGO en más de 28 paises especialmente en Latinoamérica, Asia y África.
Apoyado por Logo WIEGO

por

Región

junio 28, 2013


Traducido a:

marcha de UCRUS - 21 de junio

Texto y fotos: Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (UCRUS)

28 de junio de 2013.

El pasado 21 de junio la UCRUS llevó adelante una movilización en protesta por el decreto 34.205/12 aprobado por la Junta Departamental que habilita exclusivamente a camiones privados a recoger los residuos no domiciliarios excluyendo a los carros de los clasificadores. Otras reivindicaciones de la jornada fueron: por una gestión de residuos que incluya la separación en origen, la colecta selectiva y las Plantas de Clasificación para todos los clasificadores; contra los intentos de privatización e incineración de los residuos, y por una Ley de Embaces que obligue a pagar en serio a las empresas y servicios que generan los residuos volcando esos fondos a la significación del trabajo de los clasificadores.

Las concentraciones se llevaron a cabo en dos rotondas estratégicas de la ciudad: Rotonda del Cerro, frente a ex Colagel y rotonda de General Flores y Propios. Allí se concentraron en total aproximadamente unos 100 carros que paralizaron el tránsito de vehículos afectando la normal actividad en Montevideo. Con la presencia de representantes del PIT-CNT e integrantes de la Federación de Cartoneros y Recicladores de Argentina (RedLacre) quienes hicieron uso de la palabra, se leyó la proclama simultáneamente en ambos puntos de concentración. Luego los organizadores llamaron a dispersarse pacíficamente pero mencionando que esta movilización va camino a una gran marcha de carros en defensa de nuestro trabajo, “hay que organizarse en cantones zonales y estar vinculados porque si los señores del gobierno municipal y nacional no revierten sus decisiones políticas que nos perjudican la lucha será decisiva…” afirmaron.

A continuación reproducimos la proclama leída en los puntos de concentraciones

“El Padre Cacho, el que no hablaba de acabar con la pobreza desde afuera, el que se fue a vivir con nosotros, el que nos enseñó a tomar conciencia a los que llegamos a vivir de la basura, que esto, además de refugio contra el acoso de tener que recurrir al robo o la prostitución para simplemente poder existir, cumplía una función útil: éramos ecologistas. Lo que se tiraba, y se quemaba o se enterraba, nosotros al clasificarla, la preparábamos para  transformarla en otros productos, volviendo a la sociedad.

Hoy tenemos que recurrir a estas concentraciones con nuestros carritos, sabiendo los perjuicios que causamos, porque la Intendenta Ana Olivera y la Junta Departamental dicen una cosa y hacen otra. Dicen embanderarse con la lucha para acabar con la pobreza y la miseria, pero aprueban y aplican decretos como el de  los residuos no domiciliarios, para sacarnos de las calles, entregándoles el levante de los mismos, a los grandes depositeros, directamente, o por la vía de testaferros.

Nosotros no defendemos levantarla porque somos un ente público. La levantamos contenedor a contenedor, tacho a tacho, porque siendo una de las franjas más castigadas de la sociedad, abrimos el camino para resolver correctamente el problema ambiental. Y porque los organismos públicos como la Intendencia, el MIDES u otros, no organizan nuestro trabajo, reconociendo de hecho nuestra función, para que se haga en otras condiciones, como  ellos dicen más dignas.

Más claro: para fines de diciembre próximo no quedaría un carrito en la calle para el levante de residuos no domiciliarios. Ya se los  empiezan a entregar a los que viven de nosotros. Como ha dicho un compañero del PIT-CNT, esto es una privatización encubierta de la basura. Porque además, y de paso cañazo, a los que vivimos de los residuos domiciliarios, también pretenden excluirnos, ejerciendo presión del brazo de la policía aunque tengamos todo en regla, o planteando proyectos en la Junta Departamental para lisa y llanamente acabar por decreto con la existencia de los clasificadores.

Porque no queremos, varios de nosotros, volver atrás de los barrotes, porque no queremos permitir que otros tengan que caer en la misma trampa. Porque todas las alharacas sobre cambios del trabajo de clasificador a peón en la construcción han fracasado (solo han ingresado algunas decenas, cuando somos muchos miles). Porque miente a sabiendas la Intendenta cuando dice que  solo llegamos a 750 carritos en la calle, cuando hay chapas entregadas por el Municipio que llega al número siete mil y pico. Porque aspiramos al reconocimiento pleno y simple de nuestra función, con todos los derechos como cualquier trabajador, es que estamos en pie de lucha.

Creamos algunos problemas en la circulación en calles angostas, pero los cuellos de botella y no solamente en las horas pico, en las avenidas o en las ramblas nada tienen que ver con nosotros. Claro, a los que circulan en base a los cero kilómetros, no se les puede contener, cuando hace mucho tiempo que han desbordado una ciudad programada para la época de los carros. No defendemos volver atrás, queremos seguir adelante pero con soluciones que contengan la audacia de replantearse todo, con la vista también en el mundo en que “Cacho” estimaba que se encontraba Dios, o los no creyentes que soñamos en un largo pero justo camino, de poder vivir como los dioses.-

Las opciones son claras: discusión y elaboración de soluciones posibles en la defensa del medio ambiente, respetando su componente social, o represión lisa y llana. Si esto último se mantiene  en la política de la actual administración, preguntamos ¿para quién están trabajando? ¿Estabilidad en el gobierno, corriéndose al centroderecha, terminando como en Europa desestabilizando la lucha por el poder de cambiar esta sociedad?

Queremos la suspensión, vía de su derogación, del Decreto JDM N° 34.205/l2 y la Resolución de la IM N° 5383/12. Esto es parte esencial de la defensa civilizada, realmente sustentable de la seguridad ciudadana: el respeto al derecho humano básico de poder trabajar libremente para poder vivir dignamente. A junio 21 de 2013.”

UCRUS – PIT-CNT