ALIANZA GLOBAL DE RECICLADORES
ALIANZA GLOBAL DE
RECICLADORES
La Alianza Global de Recicladores es un proceso de articulación entre organizaciones de recicladores apoyado por WIEGO en más de 28 paises especialmente en Latinoamérica, Asia y África.
Apoyado por Logo WIEGO

Michael Hanna Shukri

Michael Hanna Shukri, de 23 años, es un organizador sindical de recicladores — o zabaleen — de El Cairo, Egipto. También es miembro de la junta directiva de una ONG llamada Espíritu de Juventud que trabaja con recicladores e impulsó la creación del sindicato.

Michael también trabaja como reciclador. Temprano por la mañana, él y sus hermanos recolectan residuos domésticos y comerciales con el camión de la familia. Recolectan los residuos de aproximadamente 600 departamentos y 40 tiendas comerciales. Más tarde va a trabajar en Espíritu de Juventud o en el sindicato. Después de la revolución egipcia, el Ministerio de Recursos Humanos cambió las leyes, y los zabaleen pudieron formar legalmente el sindicato.

En el área metropolitana de la ciudad existen casi medio millón de recicladores. Tres mil se han incorporado al sindicato desde que se fundó en 2012. El sindicato expide tarjetas de identidad y proporciona un seguro médico y una pensión. Cada miembro paga US$ 2 como cuota sindical al mes.

Uno de los retos más importantes que los zabaleen de El Cairo enfrentan actualmente es la privatización de la gestión de residuos. En 2004, el gobierno firmó contratos con corporaciones multinacionales. Existen ahora dos empresas –la empresa española FCC y la empresa egipcio-italiana AmaArab– que han tomado el control de la gestión de residuos de la ciudad. Estas corporaciones pagan a subcontratistas para que realicen el trabajo de recolección. Pero Michael dice que son los zabaleen quienes van puerta a puerta y recolectan los residuos para estos subcontratistas.

Afortunadamente, el contrato de las corporaciones terminará en 2015. “Los zabaleen quieren forzar al gobierno a firmar nuevos contratos con ellos ya que proporcionaron un buen servicio de recolección antes de la privatización”, dijo Michael. “Desde que el gobierno contrató a empresas extranjeras la calidad del servicio ha disminuido y los zabaleen tienen menos oportunidades para ganar dinero”.